Cirueña

Flora y Faura

Relieve

Geomorfológicamente el área se emplaza en las series continentales que colmataron la Depresión del Ebro durante el Terciario. Dichas series se identifican con la formación de Nájera y la de Santurdejo. Enmarcados por dos unidades como relieves de la Fonfría y los cerros de Nájera, se encuentran los llanos detríticos de Badarán – Cirueña. La zona forma parte de un amplio sistema de acumulaciones detríticas bien definidas, cuya evolución geomorfológica a lo largo del Cuaternario se ha regido por el nivel de base del río Ebro y de los afluentes que enmarcan esta zona, es decir el río Oja y el Najerilla.

Fauna

Se dan múltiples pajarillos como los mirlos, currucas, carboneros, colirrojos reales, verdecillos, córvidos como arrendajo, urraca, grajilla y rapaces nocturnas como el cárobo, también se ve la paloma zurita, el cuco, y en época estival, el aguilucho cenizo.

Roedores herbívoros como los topillos, ratones de campo e insectivoros como el topo común, comadrejas, ginetas e incluso el ornívoro tejón.

Vegetación

La vegetación de la zona es el roble rebollo, también llamado tozo, tocorno, o marojo que se encuentra en el límite altitudinal inferior de la especie (700 m), podemos encontrar algunos quejigos, robles de hoja pequeña y de manera aislada alguna carrasca.

El sotobosque es inexistente, se dan algunos majuelos, en el estrato herbáceo el helecho común, la jara negra, el biércol, brezos, de la especie “erica vagans” junto con aulagas y enebros.

Ligados al arroyo que fluye por el Barranco de Valdían, surgen algunos sauces, chopos, pequeños brotes de menta, junto al camino crecen plantas ruderales típicas como la zarzamora, el rosal silvestre, el endrino y el sauquillo.

Gobierno de La Rioja